Buscar

Fisioterapia y terapia manual

Fisioterapia al alcance de todos

FISIOTERAPIA EN LA ENFERMEDAD DE CROHN

La enfermedad de Crohn se distingue por ser una inflamación ulcerosa y estenosante de alguna parte en el recorrido del tracto digestivo, siendo las partes más comunes, el tramo final del intestino delgado, el cual conecta con el intestino grueso. A veces se combina con una colitis en el mismo lugar. Suele cursar con diarrea, suboclusión y supuración.

 

1501181769693-71364118

 

En cuanto a su tratamiento por parte de un fisioterapeuta, o terapeuta manual en general, es interesante recurrir a cualquier técnica que libere endorfinas, ya que se ha demostrado su efecto beneficioso en este tipo de trastornos. En general, toda terapia manual libera endorfinas de forma natural.

Vesícula biliar y sistema músculo-esquelético

Son variados los síntomas que producen las disfunciones de vesícula biliar, y que se reflejan en el sistema músculo-esquelético.

Entre los problemas que podemos detectar, comentamos la aparición de bloqueos a nivel D3 y D4, provocando como consecuencia hipermovilidad a nivel de columna cervical media y baja, dando lugar a cervicalgias de lado derecho normalmente.

Tiene lugar también mareos y cefaleas de origen cervical, a causa de bloqueos a nivel C0-C1-C2, limitando a su vez la rotación cervical a la izquierda, como dato de interés.

Es frecuente la aparición de dolor en hombro derecho, acompañado de dolor a la palpación en redondos del mismo lado, y región interescapular también dolorosa.

Es común también el bloqueo de C7-D1, provocando al paciente sensación de pesadez en trapecios y ambos hombros.

Aparece también dolor a través de D9-D10-D11 de lado derecho, si existe aviso de cólico biliar. Si el cólico es muy intenso, puede haber dolor incluso de D4 a D12, y además irradiado hacia cada nivel costal.

LA FASCIA

La fascia es una estructura que podemos encontrar en el cuerpo presentada con diversas densidades dependiendo de la zona. La fascia pertenece a un tipo de tejido del sistema conectivo, y es la estructura más extensa que podemos encontrar, ya que recubre cada músculo, fascículo, y fibra muscular del cuerpo, además de vísceras, huesos, y cualquiera de los elementos del organismo. Lo realiza de forma continua, como una estructura sin principio ni fin, ni interrupciones. Es por ello que gracias a la fascia todo tiene la forma que tiene, y se equilibra de la manera que lo hace.

La fascia además, sirve de elemento de contención de los elementos anteriormente comentados, sirviendo de sujeción y soporte tanto a nivel funcional como postural, enlazando todos entre ellos, y de esta manera otorgar al cuerpo la peculiaridad de que cualquier estructura del cuerpo que sufra una disfunción, es capaz de incluir en otra que se encuentre muy alejada.

La fascia une todas las estructuras del cuerpo a modo de unidades funcionales, pero a la vez las separa entre ellas debido a pliegues que realiza sobre si misma, deslizándose pared con pared de la misma fascia a la hora del movimiento.

Ayuda también al transporte y distribución de nutrientes provenientes de la sangre y el sistema linfático, proveyendo así a todos los elementos del cuerpo.

Fascia

VEJIGA Y SISTEMA MÚSCULO-ESQUELÉTICO

No son muy extraños los síntomas que tienen manifestación a nivel músculo-esquelético, siendo el origen una disfunción de vejiga.

El síntoma más común y típico, es la sensación de pesadez y dolor en gemelos de forma bilateral, sin necesidad de haber practicado ningún ejercicio físico que lo provoque.

También es frecuente encontrar pacientes con dolor en columna lumbar. La palpación es dolorosa a nivel de L3, que es la vértebra que se bloquea en estos casos, aunque no produce irradiación, solamente dolor localizado en dicha vértebra, además de hipomovilidad en la misma. El dolor a este nivel como máximo se presenta en “forma de cinturón”, pero no va más allá de la altura de L3.

De forma menos frecuente, puede darse el caso de pacientes con molestias a nivel de ambos antebrazos y muñecas.

18071319-3d-rindi-la-ilustraci-n--la-vejiga

A parte de la sintomatología descrita reflejada a nivel de aparato locomotor, existen otros síntomas de carácter más directo de vejiga, que nos ayudarán a relacionarlos con las molestias anteriormente comentadas. Los síntomas más comunes son escozor al orinar, sensación de presión por encima del pubis, y constantes necesidades de orinar.

RIÑÓN Y SISTEMA MÚSCULO-ESQUELÉTICO

Cuando existen disfunciones en riñón, puede aparecer sintomatología que se refleja a nivel de aparato locomotor. En ocasiones puede darse el caso que aparecen dorsalgias bajas agudas, por facilitación del segmento medular de D9-D10 y D11. Existe palpación dolorosa a estos niveles, y tambien a nivel D12-L1-L2. Ambos niveles también son dolorosos a la movilidad activa.

En situaciones en las que el dolor se encuentra más cronificado, el dolor es al mismo nivel que los anteriormente comentados, pero Seguir leyendo “RIÑÓN Y SISTEMA MÚSCULO-ESQUELÉTICO”

RIZARTROSIS

La rizartrosis es desgaste mecánico de los cartílagos que intervienen en la articulación metacarpo-falángica del pulgar. En definitiva es artrosis clásica, solamente que es en la articulación mencionada.

Cursa con dolor a la palpación, y también tanto a la movilidad activa como en esfuerzos por parte del paciente. También existe rigidez articular, e incluso limitación a la movilidad en casos avanzados. La forma más clara de diagnosticar la lesión es a través de radiografía, donde se puede apreciar la artrosis, ya que el resto de síntomas y signos pueden ser causados por otras lesiones, como de origen muscular por ejemplo.

artrosis-pulgar2

Un tratamiento efectivo en fase aguda podría ser:

  • Masoterapia local en partes blandas
  • Inmovilización no prolongada con férula
  • Crioterapia
  • Contracciones isométricas con poca tensión. El motivo es evitar la hipotonía muscular por inactividad
  • Vendaje tipo Kinesiotaping
  • Tracciones de la articulación metacarpo-falángica a modo de bombeo

En fase crónica:

El tratamiento en fase crónica es el mismo que en fase aguda, solamente incorporando:

  • Movilización de la articulación dañada tanto con movimientos mayores como menores
  • El fortalecimiento muscular será a parte de isométrico, incorporando contracciones concéntricas contra resistencia, pero de corta distancia
  • Estiramiento de musculatura epitroclear que tenga relación con la zona lesionada

MÚSCULOS ROMBOIDES Y SUS PUNTOS GATILLO

Los músculos romboides son dos: mayor y menor. Anatómicamente son dos músculos diferenciados, pero funcionalmente muchos autores los designan como uno solo, llamándolo músculo romboides sin más detalle. Analíticamente, cada uno tiene su origen y su inserción:

  • El músculo romboides menor tiene origen en las apófisis espinosas de las vértebras C7 a D1, e inserción en el 1/3 superior del borde medial de la escápula.
  • El músculo romboides mayor tiene origen en las apófisis espinosas de las vértebras de D2 a D5, e inserción en los 2/3 inferiores del borde medial de la escápula.

La función conjunta de ambos es retracción de la escápula.

Sus puntos gatillo se encuentran a lo largo del borde medial de la escápula, en la inserción de ambos romboides, y la irradiación del dolor alcanza el mismo borde medial, y también la fosa supraespinosa.

romboides

NO CONFUNDIR CIÁTICA CON IRRADIACIÓN DE ALGUNOS PUNTOS GATILLO

Por el momento hemos visto problemas derivados de ciática por atrapamiento del nervio ciático, o incluso otro tipo de ciatalgias en cualquier punto del recorrido del mismo nervio. La irradiación que existe en este tipo de lesiones las comentábamos en anteriores entradas, donde ampliábamos datos al respecto. Por otra parte existe el dolor irradiado causado por distintos puntos gatillo, concretamente los de los músculos piramidal, los glúteos mayor, medio y menor, músculo psoas ilíaco, y por último los músculos isquiotibiales. Dichos puntos gatillo han sido también comentados ampliamente en entradas anteriores de este blog, y merece la pena añadir que estas irradiaciones se pueden confundir fácilmente con las originadas por atrapamiento nervioso. De igual manera que comentábamos en la entrada de la diferencia diagnóstica entre síndrome piramidal y ciática, en estos casos en los que se dude si el problema es de atrapamiento nervioso, o de punto gatillo, podemos utilizar las mismas pruebas para descartar un tipo de lesión u otro.

MÚSCULOS ISQUIOTIBIALES Y SUS PUNTOS GATILLO

A) Bíceps femoral

Se origina en la superficie posterior de la tuberosidad isquiática, y en el tercio medial del labio lateral de la línea áspera. Se inserta en el vértice de la cabeza del peroné, línea supracondílea lateral del fémur, ligamento colateral lateral, y el cóndilo lateral del fémur. Sus funciones son la de extensión de cadera, y flexión y rotación externa de rodilla.

Sus puntos gatillo se encuentra diseminados por el tercio medial del músculo, y su dolor se irradia principalmente hacia huevo poplíteo, y también por región proximal postero-lateral del muslo sin llegar al glúteo.

B) Músculo semitendinoso

Se origina en la superficie posterior de la tuberosidad isquiática, y se inserta en la superficie medial y proximal de la tibia, por debajo del músculo grácil. Su función es la de extensión de cadera, flexión de rodilla, y rotación interna de rodilla.

C) Músculo semimembranoso

Igual que el m. semitendinoso se origina en la superficie posterior de la tuberosidad isquiática, pero se inserta en el cóndilo medial de la tibia, ligamento poplíteo oblícuo, y fascia del músculo poplíteo. Las funciones son las mismas que el músculo semitendinoso.

Tanto el m. semitendinoso como el semimembranoso comparten puntos gatillo, los cuales están situados en el tercio medio de la parte postero-medial del muslo. El dolor se irradia hacia el extremo caudal de zona glútea y pliegue glúteo como irradiación principal. También existe dolor en región postero-medial del muslo, y mitad medial del huevo poplíteo y mitad superior de gemelos.

isqios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑